¿La NASA mostró accidentalmente pruebas de manipulación meteorológica en estas imágenes satelitales?

¿Es esta una conspiración masiva? ¿O es posible que la NASA realmente esté jugando con nuestro clima en la Tierra?


Muchas personas probablemente estarían de acuerdo en que estamos ante una conspiración masiva, mientras que otras creen que la evidencia está justo frente a nosotros.


La temporada de huracanes del Caribe de este año ha convertido el «clima» en un tema dominante en el mundo.


Se han presenciado daños catastróficos en el Caribe, donde islas enteras fueron arrasadas por el increíble poder de la madre naturaleza. Sin embargo, ¿es esto solo el trabajo de la madre naturaleza o hay algo MÁS sucediendo?


Durante décadas, las ‘teorías de la conspiración’ sobre el control del clima han circulado por Internet, y los rumores sobre el control del clima por parte del gobierno se han vuelto muy populares.


Lo que se consideraba una hazaña imposible, hoy es posible gracias a los esfuerzos de geoingeniería de una década que nos han dado la capacidad de controlar el clima: lo que ha resultado en una calle de dos vías que puede destruir nuestro planeta tanto como puede ayudar.


La ingeniería climática comúnmente conocida como geoingeniería, también conocida como intervención climática, es la intervención deliberada y a gran escala en el sistema climático de la Tierra con el objetivo de afectar el calentamiento global adverso.


Bueno, compruébalo por ti mismo.


Las regiones costeras de África son una zona caliente para los esfuerzos de geoingeniería meteorológica a pesar de que los principales medios de comunicación se refieren a ellas como nada más que el resultado del «polvo» en el aire, señala Dane Wigington, quien cita un extracto de un artículo de Fox9 News:


“En este momento, gran parte del Golfo de México y partes del Caribe tienen temperaturas oceánicas ligeramente más cálidas de lo normal, lo que normalmente ayudaría al desarrollo tropical.


«Pero hay tanto polvo y aire seco en la atmósfera que las tormentas se ahogan incluso antes de que comiencen».